La Mascletà

¿Qué es LA MASCLETÀ?

La Mascletà es sin duda alguna, uno de los actos falleros más multitudinarios de toda la fiesta. Es también unos de los actos más esperados por los valencianos. Su nombre que solo puede ser entendido por aquellos que viven en Valencia, se podría traducir como “Estallido”, pero hay que vivirlo para saber realmente que no hay traducción posible. También se le suele llamar “disparà“.

Es un castillo de fuegos artificiales diurno y terrestre, cuya función principal es el ruido.

Desde el día 1 de marzo y hasta el día 19 todos los días a las 14:00 horas en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia tiene lugar la mascletà, con la asistencia en el balcón municipal del alcalde, las falleras mayor e infantil, corte e invitados a la fiesta. Los invitados suelen ser gente famosa: han acudido al balcón actores y actrices, políticos, presidentes de gobierno, los Reyes de España, los Príncipes de Asturias, cantantes, futbolistas, embajadores etc.

Consiste en un sucesión de explosiones controladas de los fuegos de artificio “masclets” con el fin de crear una cadencia y un ritmo, yendo de menor a mayor; los masclets que cuelgan de cuerdas explotan en el suelo y el ruido es ensordecedor. Al finalizar toda la plaza queda inundada por un olor a pólvora y humo que tanto embriaga y gusta a los valencianos.

Aunque la muchedumbre es impresionante, y todo el mundo se encuentra apelotonado y sin poderse mover del sito, se vive con tanta ilusión y pasión que no se puede uno perder esos momentos, se siente en la piel y es algo que se lleva en la sangre desde niños, ser valenciano es sentir la pólvora.

La mascletà en su actual configuración tiene su origen en el año 1945 cuando el espectáculo pirotécnico que se realizaba hasta entonces, pasa a tener un carácter sedentario o fijo. Hasta ese momento el espectáculo más similar era el conocido como la “traca correguda” (traca corrida) o corre-traca. Este consistía en una gran traca o cordel al que iban anudados los petardos y que recorría varias calles. Al mismo tiempo que estallaban los petardos, el gentío corría delante de ellos con la esperanza de no ser alcanzados por la explosión. Después de la Guerra Civil, la “traca correguda” empieza a ser regulada y hasta el presente.

Fuente: Diez Arnal

scriptsell.neteDataStyle - Best Wordpress Services